A todos aquellos que decidieron partir del planeta

 (2011)
Existimos varios soñadores,  « realistas mágicos »,  que vemos el mundo de manera diferente, vemos el mundo sin miedo, buscamos en cada momento una señal, una enseñanza de evolución, en lo malo y en lo bueno vemos vida, vemos milagros, vemos el mundo… de manera « extraterrestre ».

Cada instante es tan importante y cada herida que el mundo nos provoca nos parece tan injusta por el equilibrio del universo, que a veces no entendemos, y no se nos entiende. Es allí donde nos damos cuenta que somos realmente diferentes, distantes de aquellas ideas tan terrenales. 

No, no somos como un niño con un globo que vuela sobre nuestras cabezas. No, no somos ese niño que llora porque la cuerda del balón se rompió y se fue volando…

Somos ese niño que mira hacia el cielo con admiración y alegría de ver que nuestro balón lleno de sueños tiene una cuerda suficientemente larga para mantenerse lejos de la tierra y suficientemente alcanzable para retener el balón junto a nosotros.

Mi balón de sueños siempre atado a mí… que algún día me permitirá irme volando, hacia arriba, como sobre una nave espacial. 

A veces me pregunto si esta toma de conciencia es un momento de locura o un momento de lucidez que no todos pueden entender y que no todos tienen la suerte de tener. Cuando canto, cuando organizo un encuentro de artistas, cuando hago un cortometraje, cuando bailo, cuando tomo fotos, cuando hablo, cuando camino, cuando escribo, cuando respiro, lo hago en la búsqueda de ese equilibrio para retener este balón no terrestre y darle suficiente cuerda para que no toque el suelo. 

Y lo hago sin miedo, sin pudor, de manera honesta, de manera transparente y verdadera.

Y lo hago en nombre de aquellos que como yo, se sintieron diferentes, lo dedico a todos aquellos que  decidieron partir del planeta, que lo lograron,  que despegaron, que por fin consiguieron descansar de este largo viaje. Que ahora tienen las repuestas a esas preguntas tan difíciles de entender.

 A ellos, que no sabían que eran extraterrestres y que por fin perdieron la culpabilidad de pensar y actuar diferente.

 A ellos, que se fueron sin avisarme por que no podían esperar, se dejaron llevar por el balón lleno de sueños, porque estaban muy cansados, porque ya habían cumplido su misión. 

A ellos, de los cuales no pude despedirme,  no  les pude decir cuanto los amaba, cuanto les agradecía sus enseñanzas.

 A ellos, a quienes no les pude decir que mis lágrimas, que no pudieron ver, si estuvieron allí.

Estuvieron allí por ellos, para despedirse  también, despedirse  de todos los bellos momentos que, aunque breves, pasamos juntos en la tierra.

A ellos, por los cuales mis lágrimas  me siguen,  esas lágrimas que no pude derramar… me siguen cada día, para entregárselas en sus manos cuando me toque a mí despegar…y nos podamos conseguir.

Y ese día mis lágrimas se podrán convertir en esa ultima caricia que quise posar sobre sus rostros el día que se fueron, pero que no pude, porque las circunstancias no me  lo permitieron, porque no me dejaron, porque no tuve el valor,  porque  simplemente tuve miedo de darme cuenta que tal vez yo también era « extraterrestre »…

A ellos dedico mi balón lleno de sueños, de esperanza y amor. 

 A mis abuelos Nicodemus, Celia, Escheomo, Maria Antonia , a mi Tio Nico, a mi primita Mónica Sotelo, el planeta tierra contó con su luz solo 19 años.

(2017) En esta primavera le dedico mi balón de lleno de sueños, a mi papá y le doy las gracias por la vida que me permitió vivir junto à él. Gracias por esa ultima mirada. 

Répondre

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l'aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

Créez un site ou un blog sur WordPress.com

Retour en haut ↑

%d blogueurs aiment cette page :